El tratamiento psiquiátrico de electroshock, un crimen contra la humanidad.

Lo que se conoce como electroshock o tratamiento de shock eléctrico (TSE) en la actualidad se llama “terapia electroconvulsiva”, abreviado TEC. El término es engañoso, ya que la TEC no es una forma de terapia, a pesar de las afirmaciones de sus defensores. La TEC causa daño cerebral, pérdida de memoria e inteligencia disminuida. Un artículo publicado el 25 de marzo de 1993 en New England Journal of Medicine dice: “La terapia electroconvulsiva se utiliza ampliamente para el tratamiento de ciertos trastornos psiquiátricos, particularmente depresión mayor” (p. 839). El 26 de marzo de 1990 la revista Newsweek informa que “la terapia electroconvulsiva (TEC) … está disfrutando de un resurgimiento …. un estimado de 30.000 a 50.000 estadounidenses reciben actualmente la terapia de shock cada año” (p. 44). Otras recientes estimaciones elevan la cifra a 100.000 al año.

En su libro de texto de psiquiatría para estudiantes de medicina, publicado en 1984, Robert J. Waldinger, MD, dice que “el mecanismo de acción de la TEC no se conoce …. Al igual que con otras terapias somáticas en psiquiatría, no sabemos el mecanismo por el que la TEC ejerce sus efectos terapéuticos ” (pp. 120 y 389). Los psiquiatras afirman que la infelicidad o lo que ellos llaman depresión es causada, a veces, por anormalidades biológicas desconocidas del cerebro. Dicen que por algún modo de acción desconocido la TEC cura estas anomalías biológicas desconocidas. No hay buena evidencia para estas afirmaciones. Aparte de causar desorientación mental y pérdida de memoria, la TEC no ayuda a eliminar la sensación de infelicidad llamada depresión. Esto es cierto a pesar de que actualmente la infelicidad o “depresión” es la única “condición” para la que es reconocida la “terapia” electroconvulsiva. En efecto, en lugar de eliminar la depresión, se suma la pérdida de memoria y la pérdida de capacidad mental causada por la TEC lo que ha supuesto tanta angustia a las personas sometidas que se han suicidado después de recibir el “tratamiento”.

La TEC consiste en una corriente de electricidad que pasa a través del cerebro con una fuerza de 70 a 400 voltios y una intensidad de corriente de 200 miliamperios a 1,6 amperios (1600 miliamperios). La descarga eléctrica se administra de tan sólo una fracción de un segundo a varios segundos. Los electrodos se colocan a cada lado de la cabeza en las sienes, o a veces en la parte delantera y trasera de un lado de la cabeza para que la electricidad pase a través de sólo el lado izquierdo o derecho del cerebro (lo que se llama TEC “unilateral”). Algunos psiquiatras afirman falsamente que la TEC consiste en una cantidad muy pequeña de energía eléctrica que pasa a través del cerebro. De hecho, los 70 a 400 voltios y 200 a 1600 miliamperios usados ​​en la TEC ya es bastante potencia. La potencia aplicada en la terapia electroconvulsiva es típicamente tan grande como la que se encuentra en las tomas de la pared de su casa. Podría matar al “paciente” si la corriente no se limitara a la cabeza. La electricidad de la TEC es tan poderosa que puede quemar la piel de la cabeza, en el lugar donde se colocan los electrodos. Debido a esto, los psiquiatras utilizan gel en el electrodo, también llamado gel conductor, para evitar quemaduras en la piel por la electricidad. La electricidad que pasa por el cerebro causa unos ataques tan poderosos a los llamados pacientes que reciben esta llamada terapia que se les han roto sus propios huesos durante las convulsiones. Para prevenir esto, un fármaco músculo paralizant se administra inmediatamente antes del llamado tratamiento. Por supuesto, la peor parte de la TEC es el daño cerebral, no los huesos rotos.

La electricidad es sólo una de las varias formas por las que los psiquiatras han inducido convulsiones a personas con fines supuestamente terapéuticos. Según los psiquiatras, las convulsiones inducidas por sustancias químicas o gases inhalantes son igual de eficaces, psiquiátricamente hablando, como la TEC. En septiembre de 1977 en el American Journal of Psychiatry, el profesor de psiquiatría Max Fink, MD, dijo: “Las convulsiones también pueden ser inducidas por un anestésico por inhalación, flurothyl, sin corrientes eléctricas, y estos tratamientos son tan eficaces como la TEC” (p. 992 ). En la misma página dijo que las convulsiones inducidas por inyección de un fármaco en el torrente sanguíneo, pentilentetrazol (metrazol), tienen efectos terapéuticos iguales a las convulsiones inducidas con la TEC.

Es interesante, por decirlo suavemente, que cualquiera de estos tres diferentes agentes productores de convulsiones – gas flurothyl inhalado a través de una máscara de gas, metrazol inyectado con una aguja hipodérmica, o electricidad a través de la cabeza – podrían ser igualmente “terapias” psiquiátricas. Los psiquiatras dicen que es la convulsión lo que es “terapéutico”, no el método para inducir una convulsión. Pero ¿por qué las convulsiones inducidas por cualquiera de estos tres métodos muy diferentes son igualmente “terapéuticas”?

Una teoría es que todos son igualmente horribles para la víctima (el “paciente”) que recibe el “tratamiento”. En su libro Against Therapy, publicado en 1988, el psicoanalista Jeffrey Masson, Ph.D., pregunta: “¿Por qué los psiquiatras torturan a la gente y lo llaman terapia de electroshock?” (p. xv). En su libro Batalla de la Mente: Una Fisiología de la conversión y el lavado de cerebro, William Sargant dijo: “La historia de los tratamientos psiquiátricos enseña, en efecto, que desde tiempos inmemoriales, los intentos para curar los trastornos mentales se han realizado mediante la aplicación de shocks fisiológicos, sustos y diversos agentes químicos, y esos medios siempre han dado resultados brillantes en ciertos tipos de paciente “(p. 82). En su libro Breakdown, el psicólogo Norman S. Sutherland señala que, en sus observaciones la TEC “fue ampliamente temida”, y dice que “hay muchos informes de pacientes comparando a la atmósfera del hospital el día de administración de la TEC a la de una prisión en el día de la ejecución “(p. 196).

Los defensores de la TEC dicen que debido a la adición de la anestesia para que el procedimiento sea indoloro, la parte horrible de la TEC es ya una cosa del pasado. Este argumento no tiene sentido. Es la desorientación mental, la pérdida de memoria, la pérdida de la capacidad mental, la experiencia después de despertar de la “terapia” de que la esencia de nuestro autonomía está siendo destruida por el “tratamiento” lo que induce el terror – no sólo ni principalmente el sufrimiento físico. La TEC, o electroshock, golpea al núcleo de la personalidad y es aterradora por este motivo. Como dijo Lothar B. Kalinowsky, MD, y Paul H. Hoch, MD, en su libro Los tratamientos de choque, psicocirugía y otros tratamientos somáticos en Psiquiatría: “El miedo de la TEC, sin embargo, es un problema mayor del que se realizó originalmente. Esto se refiere a un miedo que se desarrolla o aumenta sólo después de un cierto número de tratamientos. Es diferente que el temor a que el paciente, sin conocer el tratamiento, tiene antes de la primera aplicación …. ‘La experiencia dolorosa del Yo destrozado’ es la explicación más convincente para el miedo al final del tratamiento” (p. 133). Una forma por la cual la TEC logra sus efectos en las víctimas de esta supuesta terapia es que cambia su comportamiento, les despliega la emoción, y las ideas expresadas con el propósito de evitar ser torturados y destruidos por la “terapia”. Negarse a tomar la TEC no siempre funciona, ya que la TEC se administra a menudo en contra de la voluntad del “paciente”. En Los Poderes de la Psiquiatría, publicado en 1980, el profesor de la Universidad de Emory Jonas Robitscher, JD, MD, dijo: “La psiquiatría organizada sigue oponiéndose a cualquier restricción por ley, reglamento, proceso legal o en su” derecho “a dar shocks a los pacientes involuntarios y sin voluntad “(p. 279). Incluso ahora, en la década de 1990 sólo un estado en los Estados Unidos – Wisconsin – prohíbe toda la administración involuntaria de la TEC.

Dado que el miedo del “paciente” a la terapia electroconvulsiva es una de las cosas que hace que la TEC “trabaje”, a menudo los psiquiatras obtienen resultados con sólo amenazar a la gente con la TEC. Como psiquiatra Peter R. Breggin, MD, dice en su libro Electroshock: It’s Brain Disabling Effects: “Para los pacientes que son testigos de estos efectos [discapacitantes del cerebro] sin que ellos mismos sean sometidos a la terapia electroconvulsiva, el efecto de la TEC es menos intimidante. Ellos hacen todo lo posible por cooperar con el fin de evitar un destino similar “(p. 173).

Otra forma de como la TEC logra sus efectos es al dañar el cerebro. En palabras de Lee Coleman, MD, un psiquiatra:.. “El fundamento de electroshock fue expresado anteriormente en términos psicoanalíticos, los super-egos punitivos a veces requieren repetidas descargas de 110 voltios para el apaciguamiento. Sólo entonces podría ser mitigada la culpa y aliviado el descontento. Es mucho más común ahora escuchar las explicaciones neurofisiológicas igualmente absurdas, esta vez con la idea de que estos asaltos eléctricos reorganizan de alguna manera la química del cerebro. Para la mayoría de los teóricos el acuerdo, sin embargo, es que estas son especulaciones; de hecho, parecen tener una cierta satisfacción por el hecho de que el modo de acción del tratamiento de shock es supuestamente desconocido …. La verdad es, sin embargo, que el electroshock “funciona” por un mecanismo que es simple, directo, y que entienden las muchas personas que han sido sometidas a ella y a cualquier otra persona externa que de verdad quiera entenderlo. Desafortunadamente, los defensores del electroshock (particularmente aquellos que lo administran) se niegan a reconocer lo que hace, porque si lo hicieran eso les haría sentir mal. El electroshock funciona porque daña el cerebro. Los defensores insisten en que este daño es insignificante y pasajero – un argumento que es disputado por muchos de los que han sido sometidos al procedimiento. Además, sus defensores quieren ver este daño como un “efecto secundario”. De hecho, los cambios que se ven cuando se administra el electroshock son completamente consistentes con una lesión cerebral aguda, como la producida por un golpe de martillo en la cabeza. En esencia, lo que pasa es que el individuo está aturdido, confundido y desorientado, y por lo tanto no puede recordar y apreciar los problemas actuales. Los shocks se continúan durante semanas (a menudo varias veces al día) para que el procedimiento sea “efectivo”, es decir, para dañar el cerebro lo suficiente como para que la persona no recuerde durante varios meses los problemas que llevaron a que le fuera administrado el primer shock. Cuanto mayor es el daño cerebral, es más probable que ciertos recuerdos y habilidades nunca vuelvan. Por lo tanto la pérdida de memoria y confusión debidas a la lesión cerebral no son efectos secundarios del electroshock; son los medios por los que aveces las familias (tal vez inconscientemente) y los psiquiatras optan por tratar a las personas problemáticas y con problemas. Muchos de nosotros pondría en duda tal forma dudosa de anular, en vez de tratar, la angustia emocional “(De la introducción, The History of Shock Treatment, editado por LR Frank, p. xiii.)

Los defensores de la TEC afirman falsamente que no hay evidencia de daño cerebral causado por la TEC . Por ejemplo, en su libro La superación de la depresión, el Dr. Andrew Stanway, un médico británico, dice: “La gente se preocupa a menudo porque la TEC podría estar dañando su cerebro de alguna manera, pero no hay evidencia de esto” (p.184).

De hecho, no pasó mucho tiempo después de que la TEC fue inventada en 1938 y los estudios de autopsias revelaron daño cerebral causado por la TEC y comenzaron a publicarse en revistas médicas. Este daño cerebral incluye hemorragias cerebrales (sangrado anormal), edema (acumulación excesiva de líquido), atrofia cortical (encogimiento de la corteza cerebral, o de las capas exteriores del cerebro), dilatación de los espacios perivasculares en el cerebro, fibrosis (engrosamiento y cicatrización), gliosis (crecimiento de tejido anormal), y enrarecimiento y destrucción parcial del tejido cerebral. (Véase Peter R. Breggin. Electroshock: It’s Brain Disabling Effects para las referencias.) Al comentar sobre la extensión del daño físico en el cerebro causado por la “terapia” electroconvulsiva, Karl Pribram, Ph.D., jefe del laboratorio de Neuropsicología de la Universidad de Stanford, dijo: “Prefiero tener una pequeña lobotomía a una serie de shocks electroconvulsivos …. Yo sólo sé cómo se ve el cerebro después de una serie de shocks, no es muy agradable a la vista” (APA Monitor, sept -oct 1974, pp 9-10). El Dr. Sidney Sament, un neurólogo, describe la TEC de esta manera: “La terapia electroconvulsiva puede ser definida, en efecto, como un tipo controlado de daño cerebral producido por medios eléctricos. No hay duda de que algunos síntomas psiquiátricos son eliminados … pero esto es a costa del daño cerebral. “(Clinical Psychiatry News, March 1983, p. 4). Aunque es un defensor de la TEC, el profesor de psiquiatría de la Universidad de Duke Richard D. Weiner, MD, Ph.D., ha admitido que “los datos en su conjunto deben ser considerados consistentemente con la aparición de atrofia frontal tras la TEC” (Behavioral & Brain Sciences, March 1984, p. 8). Por “atrofia frontal”, quiere decir atrofia ( reducción del tamaño) de los lóbulos frontales del cerebro. En los lóbulos frontales están las partes que se cree son responsables de las funciones mentales superiores. Los lóbulos frontales sufren la mayor parte de la descarga eléctrica de la TEC. El Dr. Weiner admite también que “la declaración de “Breggin” que dice que la TEC produce siempre un síndrome orgánico-cerebral agudo es correcta” (ibid., p. 42). El Síndrome orgánico-cerebral es una enfermedad cerebral.

Las pruebas psicológicas de aquellos que han sufrido la TEC también indican que esta causa daño cerebral permanente. Por ejemplo, en un artículo publicado en el British Journal of Psychiatry, tres psicólogos, dijeron “Encontramos que el rendimiento de los pacientes de TEC fue inferior al WAIS [Escala Wechsler de Inteligencia Adulta]” y “El rendimiento de los pacientes TEC inferior al Bender-Gestalt sugiere que la TEC causa daño cerebral permanente “(Donald I. Templer, Ph.D., et al. “Cognitive Functioning and Degree of Psychosis in Schizophrenics given many Electroconvulsive Treatments” Brit. J. Psychiatry, Vol. 123 (1973), p. 441 at pp. 442, 443).

En 1989, en su libro The Exercise Prescription for Depression and Anxiety, el profesor de psicología Keith W. Hohnsgard, Ph.D., dice: “Algunos de los que reciben la TEC parecen sufrir pérdida de memoria grave y permanente” (p. 88, énfasis añadido). Una mujer que había descrito estos efectos de la T EC en su memoria: “No recuerdo cosas importantes que no quería olvidar nunca como el día de mi boda y que yo estaba allí. Un amigo me llevó de vuelta a la iglesia en la que me casaba, y no tenía ningún significado para mí “(citado en: Peter R. Breggin Electroshock: efectos cerebrales incapacitantes, p 36). Los profesionales que han buscado tratamiento para la depresión y recibieron la TEC han perdido una vida de conocimientos y habilidades profesionales debido a esta supuesta terapia . (Véase, por ejemplo, el artículo Berton Rouche sugerido en Lecturas, a continuación). En un estado, Texas, la ley requiere que para la TEC sea tenida en cuenta una advertencia sobre la pérdida de memoria causada. Pero en la mayoría de los estados los que se someten voluntariamente a la TEC lo hacen sin ninguna advertencia del daño cerebral, pérdida de memoria y deterioro intelectual asociada a – el psiquiatra que sugiere la TEC suele ser la persona menos propensas a dar esta advertencia. [Véase copia de la presente Ley de Texas más abajo].

Los que defienden la TEC a veces afirman que con la adición de anestesia, un fármaco paralizante muscular y la oxigenación (haciendo al “paciente” respirar aire u oxígeno al 100%) pueden prevenir el daño cerebral causado. Pero ni la anestesia, ni los medicamentos que paralizan los músculos, ni respirar oxígeno puede detener el daño causado al cerebro por la electricidad. El estudio de autopsia, los EEG, y la observación de los que han recibido la TEC indican que la TEC que se administra con anestesia, droga paralizante muscular y respiración forzada de aire u oxígeno causa el mismo daño cerebral, pérdida de memoria y deterioro intelectual que la TEC dada sin estas modificaciones.

Algunos defensores de la TEC dicen que los nuevos dispositivos de pulsos breves TEC causan menos daño que los dispositivos TEC sin ellos que predominaron hasta la década de 1980. Por el contrario, un prominente partidario de la TEC, el profesor de psiquiatría Richard D. Weiner, MD, Ph.D., cita estudios que “demostraron que las TEC sin onda y con estímulos de pulso bidireccionales producen cambios amnésicos equivalentes” (Comportamiento y Ciencias del Cerebro de marzo de 1984, p 18. ). Según el profesor de siquiatría de la Escuela de Medicina de Chicago Richard Abrams, MD, en su libro de texto Terapia Electroconvulsiva, 400 voltios es un pico de voltaje típico producido por los nuevos dispositivos de pulso breve de TEC (p. 113). Esto es más del doble de las más altas tensiones producidas por las mayores máquinas senoidales, lo que sugiere que los nuevos dispositivos de pulso breve-TEC hacen mayor daño.

Las afirmaciones de que en la nueva TEC “unilateral” se ejecuta la electricidad a través de un solo lado de la cabeza y es menos perjudicial también son falsas. La idea es evitar las partes del cerebro responsables de habilidades verbales y matemáticas (no-emocionales, funciones intelectuales). Estas funciones se cree que se encuentran en lo que se llama equívocamente el lado dominante del cerebro. Un problema es la dificultad de determinar qué lado del cerebro es predominante en un individuo particular. En la mayoría de las personas es el lado izquierdo, pero en algunos es el lado derecho, por lo que los psiquiatras a veces sin querer sorprenden al lado del cerebro que están tratando de esquivar. El lado del cerebro destinado a obtener la electricidad de la TEC unilateral es engañosamente llamado el lado no dominante. Este lado supuestamente no-dominante del cerebro es el principal responsable de nuestra emocionalidad y de la sexualidad, la creatividad artística y la habilidad musical, visual y percepción espacial, habilidad atlética, las funciones mentales inconscientes, y algunos aspectos de la memoria. En palabras del profesor de neurología Oliver Sacks, “es de la importancia más fundamental”, ya que proporciona “las bases físicas de la persona, el yo”, sin el que “nos convertimos en algo parecido a una computadora” The Man Who Mistook His Wife for a Hat and Other Clinical Tales, pp. 5, 20). La parte del cerebro que recibe los electroshocks que supuestamente es el hemisferio no dominante es al menos tan importante para nosotros como las otras partes de nuestro cerebro.

Los psiquiatras que utilizan la TEC están violando su juramento hipocrático de no hacer daño a los pacientes y son culpables de una forma de charlatanería científica. Desafortunadamente, la mayoría de los psiquiatras han administrado la TEC, y el gobierno no ha cumplido con su responsabilidad de protegernos de este dañino e irracional “tratamiento”. Por lo tanto, queda en usted la tarea de protegerse y de proteger a sus seres queridos de la charlatanería de la TEC, manteniendo a sus seres queridos y a usted lejos de los profesionales que la utilizan.

Lawrence Stevens. Abogado cuya práctica incluye representar a “pacientes” psiquiátricos.

Lecturas sugeridas

Peter R. Breggin, M.D., Electroshock: Its Brain Disabling Effects (Springer Publishing Co., New York, 1979).
Peter R. Breggin, M.D., Toxic Psychiatry: Why Therapy, Empathy, and Love Must Replace the Drugs, Electroshock, and Biochemical Theories of the “New Psychiatry” (St. Martin’s Press, New York, 1991).
Leonard Roy Frank (editor), The History of Shock Treatment (self-published, San Francisco, 1978).  Available directly from the author for $12 postpaid: 2300 Webster St., San Francisco, California 94115.
John Friedberg, M.D., “Electroshock Therapy: Let’s Stop Blasting the Brain”, Psychology Today magazine, August 1975, p. 18.
John Friedberg, M.D., Shock Treatment Is Not Good For Your Brain: A Neurologist Challenges the Psychiatric Myth (Glide Publications, San Francisco, 1976).
John Friedberg, M.D., “Shock Treatment, Brain Damage, and Memory Loss: A Neurological Perspective”, American Journal of Psychiatry, Vol. 134, No. 9 (September 1977), p. 1010.
Berton Rouche, “Annals of Medicine – As Empty as Eve”, New Yorker magazine, September 9, 1974, p. 84. This biographical article describes in horrifying detail the extent and permanence of memory loss caused by electroshock “therapy”.

Ley de Texas

Sec. 578.003. Consent to [Electroconvulsive] Therapy.
(a) The board by rule shall adopt a standard written consent form to be used when electroconvulsive therapy is considered. The board by rule shall also prescribe the information that must be contained in the written supplement required under Subsection(c). In addition to the information required under this section,the form must include the information required by the Texas Medical Disclosure Panel for electroconvulsive therapy.  In developing the form, the board shall consider recommendations of the panel.  Use of the consent form prescribed by the board in the manner prescribed by this section creates a rebuttable presumption that the disclosure requirements of Sections 6.05 and 6.06, Medical Liability and Insurance Improvement Act of Texas (Article 4590i, Vernon’s Texas Civil Statutes), have been met.
(b) The written consent form must clearly and explicitly state:
(1) the nature and purpose of the procedure;
(2) the nature, degree, duration, and probability of the side effects and significant risks of the treatment commonly known by the medical profession, especially noting the possible degree and duration of memory loss, the possibility of permanent irrevocable memory loss, and the possibility of death;
(3) that there is a division of opinion as to the efficacy of the procedure; and
(4) the probable degree and duration of improvement or remission expected with or without the procedure.
[underline added]

______________________________________________

Fuente: antipsychiatry.org | Traducción: JM / Disiciencia

Imagen 1 tomada de nytimes.com, imagen 2: cchrint.org

Anuncios
Esta entrada fue publicada en abusos, toc y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El tratamiento psiquiátrico de electroshock, un crimen contra la humanidad.

  1. Indignada dijo:

    Estoy hasta la polla de los psiquiatras de mierda, por pellizcos en los brazos me ingresaron, una década después me tatuaron pero sali sin poder leer y yo me había leído La regenta, es un crimen atroz lo que hacen.

    Me gusta

    • Indignada dijo:

      Por cierto el agua de mi casa estaria envenenada con haloperidol aunque ya no y me han echo ingresos involuntarios tengo una discapacidad claro que si tengo hijos me los pueden quitar pero hasta donde voy a perder mis derechos? y si me quisiera suicidar sin mas porque no tengo derecho a un suicidio asistido en España como ya pasa en suiza porque solo vivo bajo los abusos de la mafia salud mental que si fueran honrados dirían no tengo soluciones psiquiatras psicólogos y toda esta gentuza que vive de los problemas de los demas

      Me gusta

      • Indignada dijo:

        He visto dos electroshock aunque no se ven pero lo sabemos uno a mi compañera de cuarto una mujer mayor deprimida porque perdió un hijo y otro a un chico joven que había probado los porros

        Me gusta

  2. Indignada dijo:

    Incluso he hablado con gente que llora y habla a la vez y parece discapacidad intelectual de tan mal que los psiquiatras les han dejado

    Me gusta

  3. no indignada dijo:

    Un artículo escrito en el 2015 que no utiliza ninguna referencia posterior a la década de 1970, es como comparar la medicina actual con la de hace varios siglos. Se nota de lejos lo tendencioso que pretende ser y lo peor de todo, lo peligroso que son artículos de este tipo invitando a la desinformación. Leed bibliografía científica actual y cuando estéis actualizados entonces podremos iniciar un debate inteligente sobre los pros y los contras de esta técnica. Porque, como todas las terapias en medicina, tiene sus ventajas y sus inconvientes y, por supuesto, sus efectos secundarios. Igual que los tienen un antibiótico y una quimioterapia, pero que a su vez nos permiten superar o controlar enfermedades que en la mayoría de los casos son mucho peores que el remedio en cuestión. La TEC actual utiliza anestesia y procedimientos modernos que minimizan estos efectos secundarios, en la mayoría de los casos no se produce más que una leve desorientación transitoria y amnesia lacunar (de lo acontecido en torno al momento del electrochoque) que se recupera en menos de 6 meses. Se considera el tratamiento de elección en casos de depresiones severas resistentes a otras modalidades de tratamiento que siempre han de ser consideradas previamente, esquizofrenias, trastorno bipolar y toc grave y resistente.

    Me gusta

  4. Indignada dijo:

    Es un blog de WordPress psiquiatría net es indenunciable te cuento tres ingresos dos voluntarios y uno involuntario y dos hospitales de día y actualmente en centro de dia si eso no es un abuso no se lo que sera. No fumo, no bebo y no consumo tóxicos pero tengo una etiqueta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s